Skip navigation

Monthly Archives: mayo 2008

Muy pocas veces apreciamos el trabajo de esos hombrecillos de amplias hábilidades culinarias a los que llamamos taqueros, y es que sólo cubrimos nuestra necesidad básica y una vez satisfecha ésta, nos retiramos con un hasta luego y una ocacional conversación de no más de 5 líneas.

Yo no, al menos no después de haber experimentado la pérdida de unos tacos para siempre, y es que “uno” jejeje me encanta esa palabra, bueno como decía, uno piensa que siempre van a estar ahí para nosotros, por eso, cuando me dijo que esa era su última noche vendiendo tacos, me quedé con cara de WTF no pude decir nada, un silencio incómodo se apoderó del tiempo que duró el último taco y cuando comprendí la gravedad y las consecuecias que eso traería y al fin me atrevía a hablar y preguntarle el por qué, llegaron otros clientes a comer y pues se pusó medio raro porque sintieron el ambiente, tons sólo me despedí y le di las gracias.

Verga, ahora cada que paso por esa esquina antes de llegar a mi casa se siente como feito, es que ya era cliente VIP, ya me los preparaba especiales Ja, iba muy seguido a comer ahí, pero pues así pasa cuando sucede…

Les conté esto a algunos familiares y me mandaron a la vergggg quesque por mamón… O_O yo creo que no apecian los tacos como yo.

– 2 patadas en los huevos
– Ir al baño en un concierto masivo (esos baños portátiles)
– Enfermar del estómago en un concierto masivo
– Olvidar las llaves de tu casa y esperar fuera de ella soportando las miradas de burla
– Que te asuste un perro de la calle amenazando morder y seguir tu camino con dolor de panza
– Pagar por comida que sabe a mierda
– Quemarte la boca con la comida y arruinar ese sagrado momento por completo, porque ya no lo disfrutas igual
– Una combinación de las dos últimas
– Tener la nariz “tapada” y no poder dormir porque cuando te volteas hacia un lado el problema cambia de lugar
– Reventar una cuerda de tu guitarra un sábado en la noche…dónde compras una a esa hora y ese día ? ? ?
– Que tu “galleta de la fortuna” no tenga ninguna premonición dentro

No pues sí, sí hay muchas cosas más feas que una patada en los huevos…